sábado, 25 de marzo de 2017

Rompimiento

El rompimiento no es con nadie. El rompimiento es conmigo, o más bien con las practicas que he venido llevando acabo.
Esta tremenda dificultad de estar solo se tiene que acabar. Mientras escribo esto estoy en Playas del Este en la Habana Cuba y siento una estúpida necesidad de llamar la atención, de atraer de platicar, no se estar conmigo solo, aunque estoy en el lugar ideal. Sin embargo así como nadar en donde la competencia es conmigo mismo, el esfuerzo, el ejercicio que tengo que realizar es durísimo pero tengo que ser constante. ¿Sabes? Me da risa que textos así tengo muchos, una esperanza de modificar conductas.

Pero ya estás viejo, ya tienes que comprometerte contigo mismo y con nadie más.

Otra de las grandes dificultades que tengo es la de estar aquí, en el momento, no pensando en lo que va a suceder. Finalmente ha desaparecieod el miedo desde hace tiempo, pero siguiendo esa lógica, el miedo acaba en el momento que dejas de anticipar lo que te va a suceder.
Si no tengo miedo, tampoco debo de tener esperanza, no en la forma dramática sino con la intención de vivir el momento en el que estoy y no en lo que yo espero que suceda.

Ahorita como en muchos momentos de mi vida hay un niño rondando, anonadado de cómo me veo o cómo soy y mi capacidad de ignorarlo es brutal, así todo el tiempo, con todo, nada, nadie importa



(Sufrí para entender mi propia letra)

jueves, 2 de febrero de 2017

De simetrías y olores

Hace poco me dijeron "... todas las chichis son bonitas", a lo que tuve y tengo que contestar: No. He tenido para fortuna mía la posibilidad de ver, tocar y más  una buena cantidad de senos en mi vida, y he de decir que aunque en su mayoría son fascinantes hay algunos que no lo son tanto. Sin embargo a esta hora me recuerdo de un par distinto, nuevo, fascinante que tuve a bien conocer el primer mes de este año.

Los segundos, eran estéticamente increibles, simétricamente elegantes, tenían un color y un término que me hará recordarlos por mucho tiempo, sobre todo tenían algo que hacía mucho tiempo no veía en vivo, la conjunción entre los senos y el tórax, el depósito de los mismos sobre la caja torácica era perfecta, simétrica, alevosa. Cualquier revista de lencería pagaría por tener entre sus hojas una fotografía de este hermoso par de senos.

Los primeros fueron distintos... inolvidables completamente. Su tamaño y su color junto con el color de su culmen coqueteaban con la perfección, además tenían algo que no me permitirá olvidarlos jamás, su olor. Tengo una fascinación por el olor entre los senos, podrían volverme esclavo, hacerme un súbdito eterno a partir del olor de esa bendita parte. Es tal, que sería yo capaz de estar siendo restregado por una lija de madera en la cara y si tuviera ese olor sería yo capaz de sentir que estoy siendo acariciado por la seda más fina, la más delicada. Me gustaría ser capaz de poner mi boca en cualquier parte de ese cuerpo porque ya fui drogado por ese olor. Como Amapolas u otro tipo de flor que sabes que son la fuente del opio necesario para perderte, a eso olían esos senos inolvidables.
No, no todas la chichis son bonitas, hay unas inolvidables aunque solo los hayas visto, tocado u olido por algunos segundos.
Resultado de imagen para magnolia

miércoles, 1 de febrero de 2017

Requiem

Disfruté tanto tanto cada parte, y gocé tanto tanto cada todo. Que me duele algo menos cuando partes, porque aquí te me quedas de algún modo. 

Ojalá nunca sepas cuanto amaba descubrirte a los trillos de la entrega, ni el secreto esplendor con el que esperaba tu reclamo de amor que ya no llega.

¡Anda! Corre donde debas ir, ¡Anda! Que te espera el porvenir. Vuela que los cisnes están vivos, mi canto está conmigo, no tengo soledad.

Si uno fuera a llorar cuanto termina, no alcanzara las lagrimas a tanto, nuestras horas de amor casi divinas, es mejor despedirlas con un canto.

¡Anda! Corre donde debas ir, ¡Anda! Que te espera el porvenir. Vuela que los cisnes están vivos, mi canto está conmigo, no tengo soledad.


Silvio Rodríguez Dominguez.


domingo, 29 de enero de 2017

Disculpas adelantadas.

A todos esos ojos delicados, a aquellos que me tienen en buena estima y que de cierta manera muy probablemente no me conozcan bien. Una disculpa por lo que posteriormente estarán leyendo, desgraciada/afortunadamente este soy yo y en este espacio lo utilizaré para expiarme, limpiarme o exorcizarme no sé exactamente qué.

Repito, una disculpa anticipada....


I see a darkness... 


viernes, 27 de enero de 2017

Yo soy basura.

Primero el cliché: "Nunca acabas de conocer a la gente...".

Después la sorpresa: el hecho, la situación tal cual me agarró por sorpresa, ese simple hecho es mi culpa, es toda mi culpa. Yo no me di cuenta, no lo vi venir por estar distraido, por no ser más atento, por mis faltas, por mis ausencias aun estando. En los días subsecuentes haciendo un enorme paréntesis dentro del coraje, la rabia y la soledad me he dado cuenta de las cosas que dejé de hacer o de las que pude haber hecho de otro modo, por todo ello pido una disculpa, transparente. Yo siempre dije, te dije, que el pero cancela todo lo anterior que dijiste antes de la conjunción, y lo sigo defendiendo, mas no encuentro la forma de cambiar el tono sin cancelar lo que acabo de decir.

La desilusión vino después, inmediatamente se pensará en las cosas, en lo material, en las palabras más hirientes jamás escuchadas de alguien que semanas antes te decía que te amaba. Pero no. Eso no fue, eso causó coraje, ardor, chillidos de niño emberrinchado. Lo que causó la desilusión de principio fue la ruptura del código más sagrado que hasta ahorita había conocido. La confidencialidad de pareja, el contrato social en donde se establece que lo dicho en la alcoba, con la almohada y las puras sabanas cubriéndote es absolutamente secreto, puro, honesto. Pero después la verdadera desilusión vino a partir de darme cuenta del egoísmo que implicó romper ese secreto, ese código.

Yo soy basura, yo soy prescindible, intercambiable, desechable, en un momento determinado puedes encargarte todo lo que resta de mi vida a evidenciar mis opiniones y por lo tanto a quedarme absolutamente solo de la gente con la que me rodeo actualmente, en verdad, eso no importa. Dolerá, si, como duele ahorita, pero no matará. Sin embargo aprovechar eso para supuestamente pisar un piso de imbatibilidad o de impiedad más alto para demostarar el tipo de escoria que soy sin importar el daño que se pueda causar al receptor de lo que supuestamente se dijo, eso es innombrable. Vuelvo a lo mismo, que se piense de mi lo peor que yo quede abandonado es el menor de los daños comparado con el que se hizo a la persona que escuchó y a la que se le derrumbó su mundo, se le infectaron los oídos de dudas, de zozobras. ¿Qué intención más retorcida tienes que tener para no parar un momento y darte cuenta que lo dicho no me afecta a mi solamente sino a más personas? Que a quien le dijiste lo que pensaste tenías que decir le carcomió algo que estaba creciendo puro y feliz. ¿Si tu no tienes felicidad nadie se la merece? ¿Qué pasaría si yo abriera putrefacto mi hocico? ¿Si dijera tus opiniones emitidas en nuestro código secreto de tus parientes más cercanos? ¿De aquella persona con la que quizas buscaste asilo? Eran desgarradoras. Fulminantes. Agrestes. Pero ya no existen, no te preocupes. Yo soy un tipo de escoria muy particular, hay códigos que nunca romperé. Lo hago por ti y por quien podría recibir el mensaje. Si, lo hago por tí, por el recuerdo, por la inmensa gratitud que te sigo teniendo y que posiblemente te tendré toda la vida por lo que me hiciste crecer.

Pienso que sin mi estarás mejor. Sobre todo por lo que hasta la fecha me estoy dando cuenta de lo que me faltó. Yo trataré de hacer lo propio.

It's time to move on, time to get going What lies ahead, I have no way of knowing. 
But under my feet, baby, grass is growing It's time to move on, it's time to get going.
Tom Petty.

lunes, 15 de agosto de 2011

De esas cosas que me encuentro:


wanna write one for you..
the unwritable girl
who sleeps in my hand
in this interstate world
who leaves me for dead,
in my ghost town grey
and returns like color t.v
and i’ve tried to run
my little miles
stumble over my sin
you’ll never find me out
its been just one dream
we’re living in
but you’re still, and you’re bright and you’re quiet
in the heart of it

Gregory Alan Isakov